19/06/2021

Continuamos

Periódico de Información General

***¡Chin! Y un cómo echarle la culpa a los conservadores

Por: JOSÉ SÁNCHEZ LÓPEZ

DESDE hace más de dos décadas la Ciudad de México ha sido gobernada por la izquierda, llámese PRD o MORENA; la misma gata nomás que revolcada.

La Línea 12 del METRO, llamada irónicamente “Dorada”, la más ara y peligrosa, donde murieron 25 personas y 70 resultaron lesionadas, en un “incidente”, según la jefa de gobierno, CLAUDIA SHENBAUM PARDO se inauguró a fines de octubre de 2012, siendo jefe de gobierno MARCELO

EBRARD CASAUBÓN.

Se construyó por segmentos. Participaron grupo ICA, Carso y la firma alemana Alstom.

Carso estuvo a cargo del tramo que abarca las estaciones Periférico Oriente, Tezonco, Nopalera, Zapotitlán y Olivos, justo donde ocurrió el “incidente”.

MARIO DELGADO CARRILLO, entonces secretario de Finanzas en el gobierno de EBRARD, ahora presidente de MORENA, fue quien, en adjudicación directa, autorizó los gastos. También estuvo involucrado en el proyecto JESÚS ORTA MARTÍNEZ, como oficial mayor de EBRARD.

Originalmente el costo de la Línea 12 sería de 17 mil 500 millones de pesos. Al final la obra costó 26 mil millones de pesos.

Pecata minuta. Una diferencia de apenas 9 mil millones de pesos.

Nada para los pregoneros de la austeridad.

En 5 años se gastaron 780 millones de pesos en mantenimiento, sumados a otros mil 100 millones que fueron erogados en 2014, en obras de rectificación del desgaste ondulatorio de vías, presentado apenas dos años después del inicio de operaciones.

El proyecto era subterráneo, pero en 2008 se decidió hacer 12 kilómetros sobre un viaducto elevado. Justo en el tramo donde los contratiempos se han repetido.

La línea registró 66 fallas en las instalaciones fijas o trenes en menos de un mes. Se inauguró el 31 de octubre d 2012 y el balance se hizo hasta el 23 de noviembre del mismo año.

Los errores fueron señalados por la Auditoría Superior de la Federación en un ejercicio de 2013.

En 2014, el desgaste prematuro de las vías de esa obra llevaron a las autoridades a ordenar el cierre temporal de 11 estaciones, que permanecieron en rehabilitación 20 meses.

Una Comisión Investigadora de la entonces Asamblea Legislativa, lamentó en 2015 la decisión de haber hecho elevado el tramo de la llamada Línea 12, por los elevados costos que resultaban onerosos

El ambicioso proyecto resultó un fiasco que al paso del tiempo se convertiría en una “bomba de tiempo”.

La Línea 12 del Metro no sólo resultaría la más costosa sino también, la más peligrosa.

JORGE GAVIÑO AMBRIZ, director del METRO en 2017, advirtió que la Línea 12 no sólo absorbió la mayor cantidad de recursos en construcción, sino en obras de reconstrucción y el obligado mantenimiento derivado de las deficiencias originales.

El sismo del 19 de septiembre de 2017 agravó las cosas. La trabe 69, a un kilómetro de distancia del siniestro del lunes, resultó severamente dañada por lo que fueron cerradas 6 estaciones: Tezonco, Olivos Nopalera, Zapotitlán, Tlaltenco y Tláhuac. Al revisar las fisuras se encontraron fallas en la construcción. Fueron necesarios otros 15 millones de pesos para las reparaciones.

En el trayecto entre Tláhuac y Atlalilco, de 14 kilómetros, se registró desgaste ondulatorio en rieles, lo cual provoca desniveles y alineaciones fuera de los parámetros normales, de acuerdo con los dictámenes elaborados por la firma alemana ILF Consulting Engineer.

Por otra parte, el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores, FERNANDO ESPINO ARÉVALO, dijo que desde 2012 se reportaron a las autoridades, a través de oficios, diversas fallas en esa línea, principalmente del viaducto elevado, como frenados, golpeteos, vibración y el desgaste de los rieles, “pero no nos han hecho caso”.

También hubo reportes de que tras el sismo de 2017, la obra presentaba daños estructurales, hundimientos y filtraciones de agua.

FLORENCIA SERRANÍA SOTO, directora del METRO, replicó que diariamente se revisaba la línea y no tenía reporte de que hubiera una falla en su operación.

Lo paradójico es que los mismos que construyeron la Línea 12, hoy están construyendo el Tren Maya.

¿Cómo la ven? ¡Viva la 4-T!***NO HAY LÍMITES PARA LA DESVERGUENZA. ***AU REVOIR.

previous arrow
next arrow
Slider