19/06/2021

Continuamos

Periódico de Información General

.- Violencia creciente en campañas?

.- Sin innovación en las estrategias para impactar al electorado

.- Los viejos esquemas siguen prevaleciendo

Por: SAUL HERNANDEZ

ENTRAMOS ya a esta segunda semana del empate de campañas y al parecer ya se empieza a generar una distancia entre los diversos grupos de las campañas de los candidatos de los diversos partidos políticos, donde hemos dicho que cada uno de ellos busca diferentes objetivos, por lo que entonces la situación de entrada es dispareja, pese a que todos han manifestado casi por igual el mismo discurso.

Y en ese último aspecto, tenemos a los que se reeligen, que si bien no les ha ido tan bien, lo cierto es que al contar con el respaldo de una administración les genera una ventaja considerable, sin embargo, ello no ha omitido los señalamientos de la ciudadanía para expresar lo que les duele y, sin duda, ahí sí se muestra una generalidad, ya que la queja principal es el olvido  y la atención de una autoridad que sólo ha visto para sí, tal y como otros lo han hecho siempre, en ese aspecto no hay una diferencia sustancial.

Como tampoco en las estrategias de presentación de las propuestas, y ahí sí hay situaciones que se deberán tomar en cuenta, la primera es que al parecer muchos candidatos han desdeñado el trabajo de profesionales de la comunicación o especialistas en el marketing como para poder hacer llegar sus ideas de trabajo y de acciones que habrán de poner en marcha en caso de llegar a dichos cargos que disputa.

De igual manera podemos decir que debido a ello, hay candidatos que de plano no conocemos y otros que medianamente se conocen o se ha sabido más de ellos y, mucho se debe a que como ya están siendo sometidos al escrutinios social por su reciente cargo, pues les conviene más irse por debajo del agua, que dar la cara y enfrentar el repudio social por las malas acciones que han tenido. Solo así se explica tal situación y, dado a esta condición tenemos que aunque ya han ostentado los cargos a los cuales se reeligen, pues no han impactado como se debe a la sociedad, misma que mira otras alternativas y donde es casi seguro que muchas de esas relecciones no cuajarán en el ánimo del electorado.

Ante lo anterior, tenemos que tampoco hay innovaciones en las presentes campañas, podemos decir entonces que las ideas y la imaginación de los candidatos y sus equipos de campaña no han sabido estar a la altura de las circunstancias para poder entrar en ese ánimo social, por lo menos para que les conozcan y ya no digamos que se den el tiempo de explicar qué es lo que harán con el cargo a que se postulan y el cómo habrán de mejorar lo hecho o la ejecución de los recursos, que sí bien no es tema complicado, si es largo de explicar y el tiempo apremia y que debido a ello nos les alcanzará para tanto, por ello podemos decir que el discurso que la sociedad se merece simplemente no ha llegado.

Ahora bien, el tema de la pandemia es seria y aunque el semáforo se encuentra en amarillo, no quiere decir que se ha librado el asunto, sin embargo, parece ser que les vale una pura y dos con sal, ya que las medidas de sana distancia y del protocolo sanitario no se aplica, esperemos que después de estas campañas el problema de los contagios no crezca, porque de por sí el asunto de las vacunas es lento, lo cierto es que la parca no se detiene ni pide permiso. Así que habrá que reforzar esas medidas por el bien de todos.

PASANDO  a otros asuntos, diremos que las formas en que otros se han manejado al tratar de impactar en la suma de voluntades y de hablar de grandes afiliados y militantes, diremos que esas viejas acciones ya no impactan a nadie, porque si así fuera con la suma de supuestas adhesiones, simplemente se hubieran erigido supuestos líderes en la búsqueda de posiciones y no es así, por lo que hablar de números ahora es tan sencillo, que en la práctica resulta toda una falacia, eso ya  a nadie le genera una situación de fuerza, ni mucho menos músculo político, porque lo único que habla bien es el trabajo que cada quién ha hecho en la actual trinchera o en otras, así que es tan poco peculiar la situación, que no es raro que la sociedad emita un voto diferenciado, que no cruzado y eso se logra debido a la personalidad y empatía que se tenga de los candidatos que se han dado a conocer, porque repetimos, no se sabe de otros tantos candidatos, que quizá puedan tener buenas ideas, pero sus condiciones son tan simples que de plano no les alcanza a que la sociedad las conozca.

Lo que al parecer puede ir creciendo y ese tema si que es de cuidado, es la violencia que se puede gestar en el cierre de las campañas, es decir, cuando se definan los dos grupos a contender en las urnas, porque al final de cuentas así será, serán dos grupos políticos quienes busquen o refrendarse en el cargo, o llegar como nuevas alternativas y eso podría ser de considerar en esa lucha por el poder, de antemano ya empiezan a manifestarse algunos grupos de choque o algunos otros grupos que se han visto amenazando a los diverso equipos de trabajo en campaña, que sería una lástima llegar a tal hecho, porque entonces ese avance que se podría dar en tratar de elegir a la mejor opción que a la sociedad le parezca, también será una mentira por los grupo de poder en busca de esa condición y de ambición, que pretenden fincar a través de la violencia.

Lo cierto es que ese último aspecto a nadie conviene, porque de por sí, el siempre fantasma del abstencionismo está presente, el ahora tener que ir por la cultura del miedo para favorecer a unos cuantos, en nada abonará a un crecimiento y paso de transición de la sociedad a mejores estadios y calidad de vida que se ha buscado, sobre todo el accionar de una autoridad con políticas públicas reales y efectivas y no de lengua, y para unos cuantos, como se ha venido manejando.

La diferencia del cambio se encuentra ahora en el voto y podemos decir que será de esa forma porque los mentados bloques de voto a favor de un partido ya no se dan, eso permitirá tener más alternativas de observancia entre quiénes podrían tener esa confianza social y tener en los hecho esa oportunidad de seguir estando en el escaparate político, de eso no hay duda.

Y ya dije.

previous arrow
next arrow
Slider