.- Al no haberse consultado el desarrollo de la edificación; confiamos en que la CIDH suspenda las obras, informó el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero

.- La obra ocasionará una grave crisis de abasto de agua en la región y en la ciudad de México

ESTADO DE MÉXICO.- Hay confianza fundada para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emita una recomendación y, así, se suspendan las obras en el aeropuerto militar de Santa Lucía, así lo afirmó el Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero”. 

El abogado José Antonio Lara Duque explicó se han presentado pruebas sobre el atropello a las garantías de los pueblos originarios de la zona al no haberse consultado el desarrollo de tal obra que pretende ampliar el aeródromo militar a uno de servicio internacional entre sus comunidades rurales.  

“Hemos presentado pruebas por la severa crisis de abasto de agua que vive la región, que, por si fuera poco, una buen parte se usa para abastecer a la ciudad de México. Para dejarlo muy claro, el desarrollo de este proyecto ocasionaría que se agravara aún más el abasto del vital líquido”, dijo. 

El abogado del colectivo descartó que los integrantes de los pueblos originarios asentados en esta región mexiquense estén en contra del desarrollo tecnológico en el país, “pero debe hacerse con puntual apego al marco jurídico internacional respetando los derechos humanos de los habitantes originarios de esta región del país”. 

“Por decenas de años los pueblos originarios en México se han desarrollado por el método de usos y costumbres, eligen su forma de gobierno apegado a las costumbres milenarias de las raíces mexicanas; sus líderes, forma de vida y desarrollo político y social”, recordó. 

Mantienen rasgos culturales muy particulares – como su lenguaje, usos, costumbres y tradiciones, entre otras- que por décadas han sido olvidados por el Estado mexicano, y que a su vez generan necesidades y derechos diferenciados con el resto de la población, explicó. 

Lara Duque solicitó al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador a ser sensible con el reclamo de la cultura viviente del país, y aprovechó para solicitarle al representante de los derechos humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, a suscribir un acuerdo inmediato para protegerlos. 

“Los pueblos indígenas en todo el país son los que asumen una identidad étnica con base en su cultura, sus instituciones y una historia que los define como representantes de los pueblos autóctonos, descendientes de las sociedades originarias; argumentos jurídicos que el Estado mexicano ha suscrito con diversos entes internacionales”, sostuvo. 

Por este motivo, nada menor, Lara Duque urgió al gobierno mexicano a dirigir la fuerza de la cuarta transformación, y el proyecto de nación que promueve el presidente López Obrador, para garantizar los derechos humanos de miles de ciudadanos que integran comunidades indígenas y originarias de esta zona mexiquense.