19/06/2021

Continuamos

Periódico de Información General

.- Las fusiones hibridas partidistas terminarán pudriendo a sus actores

.- La derrota, sea cual fuere, nunca tiene madre

Por: SAUL HERNANDEZ

PUES las campañas llegaron a su fin, donde pese a lo mucho que se especuló, no hubo acciones efectivas ni innovaciones en estrategias de comunicación para hacer llegar las ideas de los muchos candidatos a los puestos de elección popular a la sociedad y ello, seguramente se verá reflejado en las urnas el próximo domingo.

Lo que se dijo, quizá no fue suficiente, ni tampoco lo que la sociedad esperaba escuchar, desafortunadamente, por lo que mucho del discurso de tales candidatos quedó en el aire y, podemos decir que sí hubo más de lo mismo, con discursos iguales, excepto uno que otro que se salvó, e inclusive, en el discurso golpeador se dividió en dos bandos, el de Morena con más de lo mismo, echándole la culpa al pasado y el de los priístas, perredistas y panistas con respecto a que los morenistas no han sabido hacer las cosas, la situación es que ahora tales bandos han tenido la oportunidad de gobernar y, sorprendentemente son lo mismo, tanto en genio como figura, eso sí, cada vez con menos identidad y con menos ideología, pero al final de cuentas, lo mismo.

La sociedad requiere autoridades de nivel, tampoco está pidiendo cosas extraordinarias, simplemente respuestas y que sea tomada en cuenta.

Quién mejor que diga lo que le duele que el propio enfermo y, al parecer esos doctores, llamados autoridades o políticos, simplemente se niegan y se seguirán negando a escuchar. Mientras no le den el lugar que merece la sociedad ésta simplemente seguirá buscando quién le tome la palabra para poder responder a sus muchas necesidades.

Es decir, mientras los que critican y cuando se convierten en autoridades no tomen en cuenta el trabajo y la importancia de la sociedad para participar en las acciones de gobierno, las cosas seguirán igual y entonces, lo único que veremos seguirán siendo esas luchas intestinas por el poder, por el dinero y no por la causa que alguna vez juraron defender y proteger, así como la de impulsar y desarrollar que es la sociedad.

Ejemplos hay muchos y no tan lejos algunos, simplemente en los días o meses más críticos de la pandemia, muchas autoridades o casi todas, al igual corrieron y se escondieron, ellos quienes estaban obligados a defender y cuidar a quienes les habían solicitado su confianza, simplemente no estuvieron en ningún aspecto, en ningún rubro, la sociedad se murió y se sigue muriendo, si bien de enfermedad como lo es la del covid, también se muere de decepción.

La clase, o dizque clase política ha mermado esa confianza, ha robado también la ilusión de una sociedad de participar y hoy eso es lo que ésta quiere, por ello, la oportunidad será para unos cuantos el próximo seis de junio, donde el dinero no será la diferencia y sí la calidad de la persona, inclusive podemos apostar que en ocasiones ni eso, simplemente el tratar de que ya no sean los mismos, cualquier otro, menos los mismos.

Estas campaña que hemos dicho que fueron marcadas como “atípicas” pero muy típicas, también dio pasó a una nueva observación de fusión de colores y de aspectos camaleones o bien de transformaciones que se pueden volver peligrosas y, afirmamos peligrosas porque en esencia son lo mismo, es decir, vimos muchos que se fueron de Morena con los de la triada de colores o de esos también con Morena, es decir ahora tenemos híbridos de PRIMORes de Morepriand, donde se sabe que dichas revolturas les llevará al acabose, porque genéticamente no pueden funcionar, serán como la oveja Dolly, aquella que fue clonada y que al final terminó su existencia por tener una sangre y órganos que no respondían a una realidad, hoy puede ser igual o quizá en un tiempo no muy lejano.

Si bien esa es la observación, resulta también que pese a todo ello, aún hay alternativas que pueden hacer la diferencia, pero para lograrlo se necesita esa participación social en las urnas y ese es el gran reto de todos, y si bien a muchos les beneficia que eso no suceda, porque le apuestan al número de su estructura, lo cierto es que no hay mejor triunfo que se goce cuando hay una mayoría absoluta, que garantiza y da fe social de que la mejor apuesta a un desarrollo y progreso es la persona que cuenta con tal número en las urnas de carácter irrefutable y pese a que faltan pocos días para verlo ahora muchas negociaciones se llevarán en cuatro paredes.

Los golpes mediáticos ya fueron dado, lo que se hizo, ahí quedó, lo que pudo ser ya no será y vale recordar que el triunfo, siempre tiene muchos padres, lo que no tiene madre es la derrota y esa nadie la quiere asumir.

Y ya dije

previous arrow
next arrow
Slider