19/06/2021

Continuamos

Periódico de Información General

.- Cumplir promesas el gran reto de autoridades

El regreso a clases un ensayo a los protocolos de higiéne y salud

Por: SAUL HERNANDEZ

FRENTE A SÍ los actuales ediles que lograron su reelección tienen el gran reto de la conciencia en el ejercicio de la agilización y la efectividad de la administración, sobre todo para dar respuestas a la sociedad en general, porque ya hemos afirmado que al ser autoridad no es para unos cuantos y sí, para todos, donde no hay ciudadanos de segunda ni de tercera, aunque en los hechos pareciera que así es.

Los compromisos que adquirieron y refrendaron en las pasadas campañas electorales ahora tendrán que ser en los hechos, sobre todo para aquellos a quienes ofrecieron oportunidad de pertenecer a las filas administrativas y es aquí donde hay que  tomar ciertas consideraciones.

De entrada diremos que si bien las presentes administraciones, que terminarán su primer ejercicio a finales de este año y se seguirán de frente otros tres más, que les ha funcionado como van, habría un motivo para pensar en un ajuste, quizá si, pero no en todas las áreas, por el simple hecho de que les ha dado resultado, así de sencillo y no se ve un motivo preponderante para ese cambio.

De igual forma, diremos que habrá ajustes, de eso no hay duda, sobre todo de aquellos que su trabajo ha estado en la línea de fuego y en el escrutinios social y que tal cargo lo han utilizado también de manera personal y que en ocasiones se observa o una complicidad del alcalde o de plano es parte de los negocios que se llegan a formar sin el señalamiento de quien ostenta la responsabilidad en turno.

Por ello si tales acciones le ha beneficiado a los ediles, se antoja harto difícil que existan cambios radicales, quizá habrá en algunos directores o personal de menor rango, pero no a todos ni en todos y eso limitará una vez más ese deseo de quienes quieren pertenecer a la misma, pero ya veremos cómo se van dando las cosas, así también si los ediles son capaces de evolucionar en persona y en acciones administrativas para todos, porque entonces de no ser así, el voto ciudadano fue un desperdicio y, segundo, se empezará a abonar un desencanto, situación que por hoy no fue requerida, porque vale la pena señalar que el poder desgasta y es ahí donde muchos que ostentan esos cargos de representación popular se van perdiendo, se van degenerando en perjuicio de una sociedad y no de su evolución y superación como debe ser.

Y el caso de los legisladores también veremos esas respuestas, hasta el momento, al parecer el efecto López Obrador les alcanzó, por lo que será harto interesante saber qué pasará en los años por venir cuando deje el púlpito presidencial, a menos que también vaya a la reelección, porque “el pueblo se lo pide”, porque si por él fuera, no sería así, hay que recordar que más que a una normatividad o Constitución, él se debe al pueblo y hará lo que éste diga, según esto, que al final tenga otros datos, es otra cosa, pero eso se verá ya en varios años más.

Lo cierto es que hay mucho trabajo por hacer, primero de los partidos políticos y de sus actores principales, quienes han abandonado el principio de asistencia social y eso es muestra de una degeneración que han sufrido y que no han sido capaces de superar.

PASANDO  otra cosa, estamos ya unos días del regreso a clases, donde pese a que la autoridad se aferra a realizar ensayos sin ninguna garantía de salud general, sobre todo por el hecho de que los implementos de sanitización o limpieza, tendrán que correr a cargo de los paterfamilias, porque así como se las gastan los niveles de gobierno, que están metidos en una corriente de austeridad fallida, que al parecer siempre ha sido así, porque siempre han tenido que ser los padres de familia quienes pongan los recursos en un acto comunitario y de solidaridad, ahora no será la excepción, pero que bien harían las autoridades para revisar muchos aspecto anómalos en los centros escolares, primero el de la infraestructura. Hay que recordar que estamos en temporada de lluvias, donde hay salones que no tienen vidrios, y hasta puertas, segundo el de sanitarios limpios, además de que éstos tengan agua, que ahora se hace de vital importancia y, segundo, el del gel antibacterial y, seguramente el cubrebocas.

El ensayo que pretende con este regreso a clases cuando el ciclo escolar prácticamente ya está concluido sólo se puede entender así, un ensayo, que esperemos tengan las observaciones necesarias para aplicar y realizar los ajustes necesarios para favorecer la salud de la población escolar, incluyendo a maestros y personal administrativo.

A la fecha no existe la figura de conserjería en los centros educativos mexiquenses, situación que recae en los padres de familia como son los implementos de limpieza y el aseo de las aulas, donde se rolan la responsabilidad por día o por semana, según se organicen, incluyendo hasta el agua dentro del aula, gastos que salen de los bolsillos de los paterfamilias. De igual manera la entrada y salida de los centros escolares, carecen de seguridad, no hay alguna comisión de padres de familia que pueda brindar este servicio, ni tampoco de la autoridad para resguardar la integridad de alumnos y paterfamilias, ni siquiera de tránsito, donde los directores escolares les vale una pura y dos con sal tales situaciones, así como la mejora de los propios centros educativos alegando que no les brindan recursos y que para ello son las cuotas escolares, donde siempre son cuentas de todo, menos de mejoras y los niveles de gobierno brillan por su ausencia, desde los municipales, hasta el federal, nadie asume esa responsabilidad, pese a que en los discursos hablan de atención, de mejora, de que son el presente y futuro de nuestro país y no hacen más por ellos, ni  mucho menos en la enseñanza, algunos candidatos y hoy que siguen siendo autoridades afirmaron absorber el gasto de maestros para la enseñanza del idioma inglés, esperemos qué tanto lo hacen, en dónde y con quiénes, porque seguramente no lo harán en todos los centros educativos, por lo menos de las primarias.

Esperemos pues que estos ensayos también sean considerados los protocolos de aplicación de una cultura de la prevención, de no ser así y estas acciones no se relajan ni se olviden, ya que día con día la adaptación a los grandes retos de la vida serán cada vez más complicados.

Y ya dije.

previous arrow
next arrow
Slider