.- La mejor apuesta al futuro es la educación

Por: SAUL HERNANDEZ

SEGÚN las autoridades ya echaron a andar su proyecto del regreso a clases, donde ayer, que inició, se pudo observar poca asistencia de alumnos y de padres de familia y, mucho se debe al hecho de que la sociedad no confía aún en los aspectos de salud, de antemano, el sector juvenil e infantil también se ha trastocado por la pandemia y aunque no fue my anunciado, lo cierto es que por lo menos más de tres mil fallecidos se registraron en este sector, de los poco más de 230 mil que se han registrado de manera oficial.

Además, el mismo sector educativo ha detectado casos de covid en jóvenes, que ya hemos dicho no son susceptibles de contraer dicho virus, así entonces si le sumamos la falta de atención que el sector educativo ha brindado en otros rubros, entonces tenemos que la sociedad en general no tiene esa confianza de que las cosas no ocurran y si bien muchas familias han podido evitar ese contagio, no van a permitir que suceda ahora por lo menos.

En el caos de los maestros, se sabe que ya fueron condicionados para regresar a las aulas, pese a que también tienen que dar registro de sus clases presenciales a distancia y su documentación para la evaluación de sus alumnos para este año.

Lo peor del caso es que seguimos en la misma, y la autoridad también insiste en condicionar en a la sociedad a cohabitar con el mal en lugar de erradicarlo, como siempre.

En este momento seguramente aplicaron los llamados a los protocolos de salud, sin embargo, cuánto van durar éstos y es fácil determinar porque a todos los niveles se generan vicios, desde maestros, pasando por directores, supervisores y directores que hacen una pirámide de poca efectividad.

Esta nueva “normalidad” ya tiene que estar encaminada a una cultura de prevención, los hombres y mujeres de escritorio, todos esos que supuestamente planean  que tuvieron mucho tiempo para reestructurar ese ejercicio y no lo hicieron, las cosas siguen igual y eso es ejemplo de la incongruencia de la misma autoridad y de su falta de atención para con la sociedad.

Es pues, un conjunto de muchas cosas para lograr generar esa confianza social, donde se sabe, o así debe suponerse, es parte del cuidado de la integridad mental y física de los niños y jóvenes, y muchas veces no sucede así, por la falta de atención de quienes supervisan y de quienes están a cargo.

El sector educativo ha tenido un importante tiempo de reflexión como para ponerse a la vanguardia y tratar de responder a los grandes retos que implica una mejor enseñanza, estar al día con la tecnología y con los nuevos métodos y metodologías que respondan a las nuevas necesidades de la población y del país.

Se sabe que nuestro país con respecto a otros, tales como Japón tenemos un atraso intelectual y de capacitación de casi 40 años, aunque unos dicen que son 60, frente a Europa, de 35 años y frente a Estados Unidos de 20, esto en años anteriores, antes de la presencia del virus ahora con el covid y el confinamiento las cosas se pusieron peores, el atraso es aún más grave.

Sin duda hay materias que son fundamentales y otras que son formativas, todas tiene su importancia, sin embargo, no hay una discriminación ni mucho menos un análisis concienzudo de las necesidades futuras de una sociedad. Necesitamos más de lo mismo. No.

La sociedad requiere tener esas herramientas que sólo a través de la educación y de la enseñanza puede obtener, de no tenerlas es muestra del egoísmo y de los intereses de una autoridad por no generar pensamientos libres y críticos, prefiere seguir generando enconos y acciones y señalamientos que generan un divisionismo en lugar de aplicarse a generar mejores generaciones que respondan a los grandes retos por venir.

Lo peor es escuchar a un Presidente hablar y criticar a una supuesta clase media con acciones aspiracionistas y egoístas que supuestamente combinan con la corrupción.

La pregunta es: Hay clase media? Sinceramente, no.

Desde el principio marxista todo aquél que vende su fuerza de trabajo física o intelectual es un proletariado, y sólo aquellos que son burgueses considerados los dueños de los medios de producción, tal y como ahora son sus hijos al tener sendos negocios que antes no.

Es malo tener aspiraciones? Es malo pretender ser más?, o se busca el sometimiento a través de la condición de la generalidad que debe estirar la mano y agradecer que le den una despensa, tal y como lo ejecutan en el control mediático de las masas.

Por eso la sociedad dejó de apoyar a otros partidos políticos y rechaza tajantemente más de lo mismo, que al parecer sigue igual pero con el discurso de la supuesta igualdad o de una idea de comuna, que no comunista, porque ni la misma China que se erige con tal dicho lo es ni la representa como tal, dicho país es más capitalista que los proprios Estados Unidos, donde el control social  es tremendo, el gobierno y sus gobernantes son los únicos libres de hacer, decir o deshacer, donde hay pobreza de todos los niveles, así que no podría haber comparación de una idea u otra cuando se habla de control de masas y de sociedad.

Quizá la única diferencia se encuentre en la voluntad, en el hecho, en el hacer diario y no en el decir, en el reconocer que hay cosas bien hechas y que hay otras por mejorar y no destruir, bajo la sola palabra de que es malo y de que no sirve, porque alguien lo dice.

Acaso se hizo un análisis de lo que sí funciona en los niveles de gobierno? A caso hay detenidos en el ejercicio de corrupción del pasado? Acaso se han mejorado otros aspectos de la vida común como la seguridad, los servicios, las garantías individuales o el ejercicio del desarrollo económico que nos ayude a alcanzar una mejor calidad de vida? No merecemos a través del esfuerzo individual una calidad de vida? Y por ello debemos ser condenados. Es quizá un discurso, como siempre a la ligera, sin hechos ni respuestas y sólo en ese encono de división social.

Porque entonces preguntaríamos: Los que son sus seguidores son mejores personas?, tienen mejor calidad de vida, responden a sus necesidades todas? Están mejor que otros, tienen una mayor educación y mejores servicios de salud? La respuesta es: No.

Tienen al igual que todos la idea de una mejor sociedad, más equilibrada, más justa, más equitativa, más solidaria.

Pero eso sólo se logrará con una mejor educación y esa es la principal apuesta a nuestros niños y jóvenes, que sean esa semilla de un mejor futuro es, quizá el camino mas sano al que podemos apostar

Y ya dije.