Será el primero que publica en solitario en una década

El que fuera miembro de Fleetwood Mac, Lindsey Buckingham, ha anunciado a través de su discográfica el lanzamiento el próximo 17 de septiembre de un álbum homónimo que será el primero que publica en solitario en una década. 

Grabado en Los Angeles, ha sido compuesto y producido por el propio artista en su estudio y ya es posible disfrutar del primer anticipo, “I don’t mind”, que, según las declaraciones recogidas por Warner Music, “habla de los retos que afrontan las relaciones largas de pareja”.

“A lo largo del tiempo dos personas encuentran la necesidad inevitable de aumentar su dinámica inicial con más flexibilidad, aceptación y la voluntad de trabajar continuamente en los conflictos. Es la esencia de una relación duradera. La canción celebra ese espíritu y esa disciplina”, ha explicado el artista estadounidense.

Su discográfica ha calificado el que será su séptimo disco en solitario como una “buena muestra del trabajo de guitarra y técnica vocal” de su autor, con canciones como “Power Down”, “Scream” o “Swang Song”. Como sorpresa, versiona además el tema “Time” del grupo de folk de los años 60 Pozo-Seco Singers. 

“Quería hacer un disco de pop, pero también quería hacer paradas en el camino con canciones que se parecieran más al arte que al pop. A medida que uno envejece, es de esperar que se vaya afianzando un poco más en el oficio de lo que hace. Para mí, envejecer probablemente ha ayudado a reforzar la inocencia y el idealismo”, ha declarado el exintegrante de Fleetwood Mac.

“Lindsay Buckingham” (Warner Music) verá la luz en vinilo (ediciones estándar y coloreada), en CD y en formato digital y tomará el relevo a “Seed We Sow” (2011), el que hasta ahora figura como su última entrega en solitario.

El californiano, nacido en la localidad de Palo Alto en 1949, entró a formar parte de Fleetwood Mac junto a Stevie Nicks a finales de 1974, ejerciendo de guitarrista, compositor y vocalista y participando activamente en algunos de sus discos más emblemáticos, especialmente “Rumours” (1977).

Este trabajo le valió su ingreso en el Salón de la Fama del Rock And Roll en 1998, aunque su relación con la banda no ha sido todo lo buena que la historia de éxitos pudiera indicar. De hecho, en 2018 fue despedido por desavenencias con el líder del grupo, Mick Fleetwood.

Recientemente, este reconoció en una entrevista con Rolling Stone que la relación había mejorado y, a la pregunta de si sería posible volver a verlos juntos, respondió: “Las cosas más extrañas pueden suceder. Veo Fleetwood Mac como una gran familia, cada uno ha jugado un rol importante en su historia (…) y la aportación de Lindsay, por razones obvias, nunca será ni nunca debería ser olvidada”. EFE