Lunes 14 de junio, fecha que marca un hito en materia educativa: se iniciaron las clases presenciales en las escuelas mexiquenses, aunque eso sí, con muy baja afluencia de alumnos, después de que el ciclo escolar 2019-2020 concluyera de forma sui generis, y el vigente 2020-2021 iniciara y transcurriera de manera inusual. Y también, porque el gremio periodístico, principalmente del valle de Toluca, que cubre la fuente de la sección 17 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) entregó un reconocimiento al Secretario General, el profesor Eliud Terrazas Ceballos, en el marco de las celebraciones del “Día de la Libertad de Expresión” que tradicionalmente se lleva a cabo el 7 de junio de cada año.

Durante una conferencia de prensa previa, el Secretario General de la sección 17 del SNTE reafirmó su compromiso de velar siempre por los intereses de los trabajadores de la educación y estar siempre a su lado porque tiene muy claro que el SNTE debe ser un sindicato cercano a sus agremiados, que hable con la verdad, además de que no maquille cifras y acciones.

Por su parte, en charla con el colega periodista Enrique Gómez Tagle Rodríguez, me comentó que surgió en él, la idea de hacer y entregar este reconocimiento al profesor Terrazas porque durante este periodo de pandemia –muy mal manejada política, económica, social y sanitariamente desde los más altos y poco aspiracionales ámbitos de poder en el país- le distinguieron por su actuar apegado a los principios de solidaridad, unidad, fortaleza y sensibilidad hacia los trabajadores de la educación en las ocho regiones que conforman la sección 17 del SNTE, y porque mantuvo su compromiso de no perder el vínculo con los periodistas y diversos medios de comunicación mexiquenses que cubren la fuente educativa.

Al recibir el reconocimiento, Eliud Terrazas agradeció al grupo de veintitrés periodistas y/o medios de comunicación dijo que con su trabajo dan a conocer las labores y esfuerzos que realizan todos y cada uno de los maestros que conforman la sección 17 del SNTE, además porque el periodismo a lo largo de la historia ha sido marcado por diversas acciones al ser considerado como el cuarto poder, en muchos países han influido en su historia.

EL CORRALITO, ABOLIDO. Siguiendo con el tema del periodismo y periodistas, el pasado 1° de junio del 2021, se publicó en la Gaceta del Gobierno del Estado de México, la Ley para la Protección Integral de Periodistas y Personas Defensoras de los Derechos Humanos del Estado de México. Por mandato de la ley se crea el mecanismo de protección integral de periodistas y personas defensoras de los derechos humanos del Estado de México para promover, implementar y operar medidas para garantizar la vida, integridad, seguridad y libertad de las personas que se encuentren en riesgo a consecuencia de la labor de defensa o promoción de los derechos humanos y el ejercicio de la libertad de expresión y la actividad periodística. De esto tendremos oportunidad, en alguna entrega posterior de esta columna, analizar con mayor amplitud. Sin embargo, es de destacar que los servidores públicos relacionados la seguridad pública, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y el Poder Judicial de la entidad, no deberán hostigar, amenazar ni agredir física, psicológica o verbalmente a periodistas y defensores de derechos humanos cuando se encuentre en ejercicio de su trabajo por lo que no deberán ni destruir o confiscar su material y herramientas de trabajo; y se establece también que en eventos masivos se implementen planes de contingencia para evitar agresiones a periodistas. En relación a los eventos oficiales estatales o municipales de carácter público, los periodistas tendrán libre acceso, a excepción de los que tengan el carácter de privados. Se termina ya, la implementación de medidas restrictivas y/o obstructivas al trabajo periodístico, es decir, ya no se podrá colocar el llamado “corralito”, por lo que ahora los comunicadores podrán tener mayor acceso a los personajes que dan la nota día con día. Por lo que se refiere al acceso de periodistas a eventos oficiales públicos desarrollados en locales privados deberá estar garantizado por las autoridades organizadoras y sin requisitos excesivos de acreditación. No se podrá prohibir la presencia de periodistas ya acreditados considerando que el interés público justifica la documentación de hechos.