.- Sostuvo Luis Gustavo Parra Noriega, durante su participación en la Mesa  “El acceso a la información y su trascendencia post electoral en un México democrático”

VALLE DE MEXICO.- En el desarrollo de una cultura democrática saludable, la transparencia y el derecho de acceso a la información pública ayuda a la ciudadanía en la maduración de sus decisiones políticas dentro de los procesos electorales, es decir, una participación ciudadana de calidad es por ello que el ejercicio de la transparencia proactiva resulta un aliado imprescindible para la legitimación de los actores políticos e instituciones públicas, sostuvo Luis Gustavo Parra Noriega.

Durante su participación en la Mesa 2 “El acceso a la información y su trascendencia post electoral en un México democrático” en el marco del Foro: El derecho de acceso a la información en el México actual organizado por el Senado de la República, a través de su Unidad de Transparencia; el Comisionado del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios (Infoem) resaltó los ejercicios iniciales de transparencia proactiva que los diferentes órganos garantes y electorales implementaron para informar al electorado del proceso histórico que vivía el país. Pues, el panorama que se vislumbraba era el de una escasa participación, ya que la pandemia ocasionada por la enfermedad de la COVID-19 podría afectar que la participación ciudadanía saliera a las urnas a ejercer su derecho al voto, no obstante, además del sentido cívico de las y los ciudadanos, se pusieron en marcha diferentes prácticas enfocadas en dotar a la población de información veraz, oportuna y confiable por parte de los institutos electorales y de transparencia, lo que significó una aportación que aunque incipiente y con mucho por mejorar, fortaleció a la democracia y a la participación ciudadana.

Ahora bien, lo que sigue, comentó el Comisionado del Infoem, es el reto de involucrar cada vez más a la sociedad civil organizada para vigilar y exigir rendición de cuentas a quienes resultaron electos el pasado 6 de junio, así como en el seguimiento de las acciones que realizan en sus comunidades, lo que implica necesariamente el ejercicio del derecho acceso a la información hacia los diferentes órganos del Estado mexicano.

Parra Noriega apuntó que a partir de la pasada jornada electoral deben vislumbrarse el horizonte que dejó la contienda y aprovechar el momento para construir y refrendar de forma permanente la confianza ciudadana, aportando parámetros de control en los que la rendición de cuentas sea fundamental y el impulso de mecanismos de gobierno abierto para fortalecer la relación entre gobernantes y gobernados electos, donde el acceso a la información pública y la participación ciudadana de calidad, sean piedra angular de esa coyuntura, finalizó.

Cabe señalar que esta mesa también contó con las ponencias de: Rocío Adriana Abreu Artiñano, Alejandro Armenta Mier, senadores de la República; Adrián Alcalá Méndez, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia; Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana; y Miguel Castillo Martínez, jefe de la Unidad de Transparencia de la Secretaría General de Servicios Administrativos del Senado de la República, quien fungió como moderador.