*La Novena regidora del Ayuntamiento continúa en la zona cero del derrumbe de la Colonia Lázaro Cárdenas; en las labores de rescate la población y gobierno han actuado de forma valiente y solidaria.

Tlalnepantla de Baz

Por Adán Atayde

TLALNEPANTLA, Méx.- Los que vivimos en Tlalnepantla somos un pueblo solidario y unido que ante las adversidades no duda en ayudar a quienes lo necesitan, expresó Arleth Grimaldo Osorio, quien desde minutos después del desprendimiento de piedras de gran dimensión ocurrido el cerro del Chiquigüite sobre una decena de viviendas acudió y permanece en lo que se ha convertido en zona cero, donde continúan las labores de rescate para encontrar a seis adultos y cuatro menores desaparecidos.

En entrevista la Novena Regidora del Ayuntamiento de Tlalnepantla, al igual que el alcalde Raciel Pérez Cruz, acudieron, así como cientos de vecinos y personal de la Coordinación de Protección Civil; Comisaria de Seguridad Pública; Dirección de Servicios Urbanos, de inmediato a la zona del derrumbe para auxiliar a los vecinos de la calle Club Exploradores de Chimalhuacán.

La representante popular, quien sigue presente en el lugar del derrumbe conminó a la población “les pido que sigamos las indicaciones de las autoridades en la terrible tragedia que estamos viviendo; y de corazón, hagamos lo que nos corresponde por el bien común”. Grimaldo Osorio, quien en días pasados demandó a la Comisión Nacional de Aguas, la importancia de revisar la zona afectada por las torrenciales lluvias que han caído en Tlalnepantla Oriente informó que “elementos especializados en rescate de los tres niveles de gobierno aún continúan con los trabajos en la zona, ante el riesgo inminente, motivo por el que se tendrá que desalojar alrededor de cuando menos 80 hogares”.

“Lo que está pasando, puntualizó, no es un problema menor, es una situación que necesitará la intervención de todas las autoridades y también de todas y todos los ciudadanos”, destacó Grimaldo.

A la hora de este reporte a las dos de la madrugada del sábado once de septiembre indicó “Se sigue trabajando en el rescate, se ha acordonado la zona para la protección de todas las calles de alrededor, se siguen habilitando los centros de acopio y los centros de refugio, porque vamos a tener como lo dijo el gobernador del Mazo –y se fue corto evacuar 80 casas–, pero seguramente serán un poco más” reiteró.

Comentó, que el gobierno local y la población de la colonia Lázaro Cárdenas, “actuaron de forma valiente, solidaria y rápida para iniciar el rescate y luego se agregaron los niveles de gobierno federal y estatal y continúan laborando personal especializado, por la seguridad de todos y porque es una zona de alto riesgo”.

El monolito más grande que se desprendió, del emblemático cerro del Chiquihüite indicó “ya está bajo control, pero hay otra piedra, que todavía está en riesgo de desprenderse, hay un problema latente, por lo que se está haciendo todo lo posible por desactivarlo”.