Por: MARISSA S.

.- Desechos de madera son reutilizados por artesanos para elaborar casitas navideñas

ATLAUTLA, Méx.- Artesanos de casitas navideñas para nacimientos, aceleran su creatividad e ingenio   para innovar en sus trabajos; con madera de desecho, recursos del bosque, clavos y pintura, logran  trabajos de muy buena calidad, con lo que  pretenden obtener buenas ganancias en la próxima época navideña, ya que esta actividad es el eje de la economía de los habitantes de San Juan Tepecoculco en el municipio de Atlautla, donde los artesanos, trabajan a marchas forzadas para atender la demanda con la colocación de nacimientos en los hogares.

Por generaciones, familias enteras se han dedicado a esta actividad pero, desafortunadamente  estos trabajos no están reconocidos  por parte de  Artesanías del Estado de México, como una actividad artesanal, señalo, Reyna Isabel Amaro Mejía, “hace dos años nos convocaron para darnos identificaciones de artesanos, llevamos nuestro producto así, como la cotización de las casitas para recibir  supuestamente un apoyo económico, pero al final nos dijeron que nuestro trabajo no tenía validez como artesanía”, comentó ,la mujer que  se considera artesana  a pesar de la negativa de las autoridades.

Con ramas secas  que les dan forma para elaborar las  paredes, paja para construir los techos,  heno que bajan del suelo de las montañas para adornar los interiores, “las casitas” van tomando forma de las manos de los integrantes de la familia, donde participan, los niños que pintan las fachadas ya que esta actividad no representa riesgos, el corte de algunas madres se hace con sierras eléctricas que cortan los varones, las mujeres pegan los techos y decoran las entradas de las casitas, “tenemos siete modelos diferentes y tamaños, construimos incluso casas de dos pisos que tienen un costo de mil pesos”.

Los precios son moderados, de acuerdo al tamaño del producto, “los materiales no son costosos, sino su traslado, por ejemplo el heno se trae desde lo alto de la montaña en donde no hay acceso para autos, se cargan los caballos con el material y desde a mediados de año ya estamos trabajando para la venta de los meses de noviembre y diciembre”; existen artesanos que producen en grandes cantidades, otros que al año elaboran un promedio  300  a 400 casitas,  otros en menor número de 100 a 150 por temporada  y algunos otros que aprendieron el oficio y se han independizado, pues este negocio es rentable, consideraron los artesanos.

Omar Vázquez Amaro, decidió emprender por su cuenta el negocio y dejar el de la familia para construir  sus propios modelos, que incluso son más grandes y mejor  elaborados y no solo pueden ser usadas en los nacimientos navideños, sino como decorativas en jardines o estancias de los hogares, por su belleza y detalles en madera, como escalones, esquineros, pequeñas mesas así como, enrejados que adornan las “casitas”, como les llaman los pobladores de San Juan Tepecoculco en Atlautla.