.- Dados los incidentes recientes, el Gobierno de Huixquilucan manifiesta su respaldo y apoyo a los vecinos de las 150 colonias del Valle de México que se han pronunciado en contra del rediseño del espacio aéreo.

HUIXQUILUCAN, Méx.- Ante los recientes hechos que se han suscitado en el Valle de México, como resultado del rediseño del espacio aéreo, el Gobierno de Huixquilucan reitera su llamado para que la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) y los Servicios a la Navegación en el Espacio Aérea Mexicano (Seneam), hagan públicos los resultados de los estudios de medición de ruido aeronáutico que se realizaron en abril de 2021 en el territorio, para descartar afectaciones a la salud y descanso de la población que vive en esta localidad.

Tras dialogar con vecinos de diversos fraccionamientos afectados por la implementación de las nuevas rutas aéreas que se pusieron en marcha en marzo de 2021, sin previa notificación y como parte de los ajustes que conllevó la construcción del Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles” (AIFA), este gobierno municipal manifiesta su respaldo y apoyo a los vecinos de las 150 colonias del Valle de México que se han pronunciado en contra de esta decisión unilateral y que no fue consensuada previamente por quienes habitan en la zona poniente, y refrenda su petición para que las autoridades federales transparenten estos estudios, pues, hasta la fecha, se desconocen los resultados de los mismos y de otros que pudieran demostrar que son seguras las nuevas rutas aéreas.

Recordó que el 10 de abril de 2021, y a petición de la administración municipal, la SICT anunció la instalación de cuatro equipos de medición de ruido aeronáutico en igual número de puntos de esta localidad, con el fin de iniciar un análisis de la situación que prevalecía por la implementación de la primera fase de dicho rediseño y aunque se hicieron los análisis, no se entregaron a esta autoridad.

Por lo anterior, el Gobierno de Huixquilucan refrenda el acompañamiento necesario a los colonos afectados por el rediseño del espacio aéreo y quienes, desde entonces, han presentado afectaciones cognitivas y auditivas, fatiga, falta de sueño y descanso, entre otros males; además de que se han reportado vuelos a una baja distancia de las viviendas.