El rincón de la Reflexión

Por Alfredo Elizarraras

La dictadura imperfecta y su ejército azul

La militarización en México, la tétrica historia de una dictadura que mandaba al ejército a las calles. Pese a que los militares realizaban tareas de trabajo social, eso sería una mera estrategia que detrás de sí, escondía un tenebroso plan para reprimir a la población.

Quiénes más sufrían de tal represión, eran los valientes elementos de una muy bien consolidada oposición azul. 

Aquellos “héroes” que diariamente, se enfrentaban al fantasma de la tiranía y la represión, para informar a la gente de su amado país, sobre el peligro inminente que estaba por llegar.

El gran periodista Loret de Mola, aquel con una credibilidad sumamente alta entre la población era conocido por no haber hecho jamás ningún montaje, ni mucho menos, la tergiversación de datos o mentiras. Ya que, siempre su calidad moral, era aquella que salía a la luz. 

Otra heroína era la señora Téllez, quién jamás usaba la tribuna del senado para denostar o perder el control de su temperamento. 

Al igual que el 1000% creíble Loret de Mola, la senadora, también contaba con un alto respaldo social.

Solo por mencionar algunos, ellos eran los encargados de exponer a aquella dictadura que venían anunciado desde tiempos memorables del 2008, 2012 y posteriormente, 2018.

¿Quién no recuerda el terrible Estado de Shock, en el que nos mantenía la dictadura? 

Constantemente llenaban la televisión, radio y cualquier otro medio informativo de noticias llenas de asesinatos, muertes y sangre vertida por doquier.

O bien, la ley Doring que planteaba callar la inconformidad social, a través del control de las redes sociales. 

Sin olvidar el intento de privatización de la UNAM.

¿O cómo olvidar la guerra contra el narco que la dictadura implementó, de la cual sucedieron muchas muertes y que no tenía otro fin que el de ayudar a uno de dos bandos en pugna, para que el otro pudiera trabajar libremente?

Ante ello, la grande y Patriota unidad azul de Acción Nacional, creó a su propio ejército, para ayudar entre otras cosas, a derrocar a las dictaduras zurdas en Centroamérica.

Fuera de sarcasmos, a partir de los datos anteriores, hasta este punto, ustedes ya se habrán dado cuenta que, en realidad, siempre ha sido Acción nacional, aquel partido político, que ha intentado reprimir las inconformidades sociales.

Imagínate a un partido político como Acción Nacional, creando una agrupación armada, con la finalidad principal de combatir los movimientos insurgentes en México y Latinoamérica. 

Imagínate a ese mismo ejército azul, teniendo vínculos directos con la delincuencia organizada y ser catalogada como una agrupación terrorista (revisar la siguiente información: (https://contralinea.com.mx/interno/semana/el-ejercito-azul-la-organizacion-terrorista-del-pan/).

Imagínate a ese mismo partido político, impulsando leyes de control y represión en redes sociales, para evitar la propagación de información diferente a la oficial (la ley de Federico Doring, copiada de la ley SOPA) (https://expansion.mx/tecnologia/2012/03/30/ley-doring-impedira-avance-de-internet).

Ahora, imagina a ese mismo partido político impulsando la guerra contra el narco de Felipe Calderón por un lado y después de todo lo anterior, criticando la presencia del ejército en las tareas de seguridad y pidiendo su regreso a los cuarteles. 

(https://www.sinembargo.mx/04-07-2022/4214995)

Y vuelve a imaginar a los mismos actores de Acción Nacional, reteniendo los mismos cargos públicos por más de 15 años seguidos. 

Sin dar la oportunidad a la sangre nueva de su partido. Exacto, los mismos actores políticos que critican a Andrés Manuel y lo tachan de dictador, son los mismos que siempre han violentado la libertad ciudadana, mediante actos sumamente deplorables.

Posiblemente, es la naturaleza violenta de Acción Nacional, aquella que nos dará respuesta del ¿por qué?, a su total negativa, para permitir que el ejército siga en las calles, apoyando a la población en materias de seguridad.

Incluso, cuando varios cuarteles de la guardia Nacional fueron instalados en varias partes del país, fueron los mismos prianistas, aquellos que siempre se opusieron a su presencia. 

Es decir, en este caso, no estaríamos hablando meramente de una oposición mecánica, negándose de nueva cuenta a todo. 

Por el contrario, estaríamos frente a una situación de más complejidad, en la cual, podríamos dar por entendido las manos sucias de un sector especifico de Acción Nacional y serían ellos mismos, los primeros en dar el grito y denostar la labor de las fuerzas armadas en la seguridad de nuestro país.

Sin embargo, antes de adelantarnos a un juicio inmediato, debernos darnos a la tarea ciudadana de quedar pendientes de la seguridad de nuestro país y exigirles a los representantes electos por voto popular, no seguir siendo cómplices de la delincuencia organizada y al contrario, RESPALDAR Y ABONAR a la estrategia de seguridad de nuestro presidente Andrés Manuel.

Ya que, pese a que manden traer a Jorge Ramos para intentar denostarla, sabemos que si está dando resultados.